LA MONTAÑA Y MI DESTINO

"El vacío ascenso a ninguna parte."

La cordillera del Himalaya posee la montaña más alta del planeta Tierra: El Monte Everest.

Esta elevación es conocida en Nepal como Sagarmāthā (que traducido es ‘La frente del cielo’) y en el Tíbet como Chomolungma o Qomolangma (que traducido es ‘Madre del universo’).

La estampa que ofrece a toda aquella persona que fija sus ojos en él, es tan impresionante, que queda grabada en la memoria para no borrarse jamás.

No importa la raza, color o procedencia, la montaña está ahí desafiando a todo aquel que quiera alcanzar su cima, por eso lo llaman el “techo del mundo”.

El Everest se alza majestuoso acompañado por los picos vecinos Lhotse, Nuptse y Changtse, que no se quedan muy atrás en altura.

Su cumbre plantea una escalada de altísimo riesgo, sus 8848 metros someten a los osados aventureros a una impresionante prueba de resistencia humana.La montaña vende a un alto precio su conquista.

Es necesario aclimatarse para vencer al enemigo silencioso que acecha y causa estragos en la salud de los escaladores: el llamado “mal de altura” o hipoxia (falta de oxigeno).A cada metro que se recorre, los síntomas de este mal aparecen y aumentan provocando: agotamiento, desorientación, falta de apetito, fuertes dolores de cabeza, mareos, náuseas, nerviosismo, sensación de ahogo, vómitos, taquicardia y trastornos del sueño, entre otros.

En el año 1953, Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay, lograron conquistarlo , tras ellos , otros alpinistas en años sucesivos, han logrado también superar el reto, no sin tener que lamentar trágicas pérdidas.

Reinhold Messner, el alpinista italiano, que escaló las 14 cumbres de más de 8000 metros sin portar botellas de oxígeno, redactó en el año 2001 una polémica carta titulada : El Everest ¿sólo porque está ahí?

En su escrito, Messner expresa un profundo malestar por la creación de un negocio que se mantiene organizando enormes avalanchas de expediciones al Everest mostrando muy poco respeto a la montaña.

Las agencias de aventura emplean un efectivo marketing que aviva los sentimientos y oculta la realidad. convirtiendo al Everest en trofeo de la industria del turismo, un reclamo relativamente accesible para gente que, sin mucha experiencia, quiera recorrer esa ruta, que dicen segura, que discurre por uno de los lugares más peligrosos, severos y mortales del mundo.

El absurdo ego por alcanzar la meta que otros han logrado, está dispuesto a desembolsar fuertes cantidades de dinero, la satisfacción de igualar a los héroes de la montaña, es una poderosa motivación para codiciar la gloria del Everest. La cumbre se asemeja a un vertedero, las expediciones van abandonando tras de sí, un numeroso grupo de pertrechos, objetos de escalada cubiertos por la nieve o el hielo que hacen compañía a los cadáveres en estado de congelación de aquellos que perdieron la vida .

La ambición humana no conoce límites, se alimenta por un ansia desmedida de protagonismo y gloria que, se nos inculcan como metas a alcanzar desde nuestra infancia. Son tan poco perdurables los triunfos en nuestra sociedad actual, que se evaporan como el humo.

Y cuando por fin los exhaustos montañeros alcanzan la cima, tras superar el llamado Escalón de Hillary , el esfuerzo que han realizado para estar allá arriba sólo les permite disfrutar y contemplar las impresionantes vistas por un corto período de tiempo.

Ante la gran pregunta: ¿Cuántas metas se deben alcanzar para conquistar la cima de la vida? este mundo sólo sabe responder con otro reto. Si alguien ha conseguido escalar el Everest… ¿Porqué no intentar cruzar la Antártida? No se trata de criticar aquí el espíritu aventurero que cada ser humano, en mayor o menor medida, tiene, sino de encontrar respuestas a preguntas que un monte como el Everest no puede contestar.

El mismo sol que baña con sus rayos de luz una llanura en un día despejado, se manifiesta igualmente sobre la cumbre más alta, quizás entonces la razón de existir de nuestra especie no sea alcanzar las interminables cimas de este mundo.

Al progresar estamos obligados a reflexionar , a tomar decisiones y una de las más trascendentales tiene que ver con la espiritualidad: ¿Habrá algo más allá de esta vida?

Lo que marca la diferencia, bien sea escalando el Everest, o paseando plácidamente por una pradera, es si lo hacemos en compañía o no. La vida es la esencia de nuestra existencia, no hemos sido creados para morir, pues nuestro cuerpo y nuestra mente luchan a cada instante para no dejar escapar ni un ápice de salud.

Que penoso es luchar por existir, experimentar y disfrutar experiencias teniendo a la soledad como compañera de viaje. Qué trágico es caminar pensado que una triste lápida de cementerio es el final ¿Para qué, entonces, tenemos conciencia de lo espiritual o de la eternidad? ¿Porqué somos así?

Hemos escalado montañas, creado impresionantes ingenios tecnológicos, aprendido a sanar enfermedades mortales, a realizar actos de solidaridad y altruismo impresionantes y con todo y con eso, la humanidad aún experimenta la fría soledad del alma y del espíritu. En la gran ciudad estamos rodeados de personas pero ¡cuán solitarios y vacíos nos sentimos a veces!

El deporte, la política o el arte no puede llenarlo todo, ni siquiera la familia o las amistades… las emociones nunca se sacian y no se contentan con haber escalado el pico más alto del planeta, siempre exigen más y más. ¿Qué puede esperar entonces de la vida?

El corto paso del ser humano por la Tierra no es tan sólo un cúmulo de experiencias y emociones, hay algo más.

La soledad representa la derrota del ser humano. Pues es innegable que algo dentro de la conciencia nos liga a la vida, a la eternidad, pues no es la conquista de una cumbre la que nos une a lo eterno , sino ascender sabiendo que no estamos solos, que alguien está a nuestro lado dándonos fuerzas, animándonos, alentándonos a dar un paso más.

Para Dios , usted es importante, como Creador dotó a la humanidad de una serie de cualidades excepcionales para resistir y sobrevivir en ambientes hostiles, pero las circunstancias que golpean severamente el alma humana son capaces de doblegar y hundir en las profundidades del abismo más insondable, a la persona más aguerrida y fuerte de carácter.

Estimado amigo, amiga, ¿No es verdad que en algún momento necesitamos esa mano que nos ayude a salir de la dificultad, que nos abrace con fuerza haciéndonos sentir queridos?.

La angustia, amargura, aflicción, dolor y tristeza sitúan a la persona en un valle, en un sitio lleno de tinieblas donde se experimenta ese frío que produce la sombra de la muerte. No es, ni por asomo , el lugar al que pertenece la humanidad y no deja de ser paradójico , que cuando se asciende a una cumbre como la del Everest, se experimentan sensaciones terribles que matan por dentro y por fuera. Debería ser lo contrario entonces, que cuanto más se asciende, mejor debiera sentirse una persona, pero el Everest es una muestra de que eso no es así… ni siquiera conseguir atravesar la atmósfera del planeta nos asegura el bien pues tras ella se encuentra la oscura y fría inmensidad del hermoso espacio sideral.

No importa si ante nosotros se erige una cima como el Everest , o el último peldaño de la escalera de un edificio, sea cual sea el reto en altura que se presente ante nosotros, necesitamos la motivación, fortaleza y resistencia necesarias, para afrontar el ascenso o el descenso. ¿Porqué no obtenerlas de Dios?

Su amor es más alto y grande que la cumbre más elevada de la Tierra, más amplio que el océano mas extenso y profundo del planeta. Un amor que toma forma en la individualidad y el libre albedrío con las que fuimos creados, pues no es Dios quien esclaviza, oprime o desprecia, es la humanidad y con ella , su determinación de dar la espalda al Creador.

La vanidad y el orgullo hacen creer a las personas equivocadamente, que Dios les acompañará llevando una mochila llena de religión y tradición.

La religión es una empresa que ofrece experiencias como el turismo de altura en el Everest. Es un negocio de almas donde las personas nunca tienen certeza de su salvación. Pues la cima del mundo no le acercará jamás a Dios, sino un corazón dispuesto a reconocer su condición de pecado, pues todos pecamos y estamos destituidos de la gloria de Dios.

El esfuerzo para que usted pudiera caminar en pos de la vida eterna ya lo hizo Dios, envió a Su único Hijo, Jesucristo, para que tomara la pesada carga que usted y yo llevamos y la llevara cautiva a una cruz, con un propósito, vencer a la muerte, pues al tercer día de ser enterrado, resucitó.

Si desea caminar junto a Dios , o reconciliarse con Él , le invito a que haga esta sencilla oración :

Oh Dios , vengo delante de ti reconociendo mis errores , mis debilidades, mis desobediencias y mis odios, te doy las gracias por haberme amado y por enviar a tu único hijo Jesucristo, para que muriera por mis pecados en una cruz. Acepto el regalo de la salvación, limpia mi vida de pecado , porque no quiero morir eternamente y deseo estar contigo cuando llegue el final de mis días aquí.

Tú resucitaste venciendo a la muerte y puedes darme vida eterna. Por eso, Te recibo como mi único y suficiente Salvador. Inscríbeme en el Libro de la Vida. Muchas gracias Señor. Amen.

La Biblia dice : “ Los que esperan a Dios tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.(Isaías 40:31)

Querido amigo, amiga ¿ aún cree que más allá de la cima se encuentra la respuesta?

LA PALABRA DE DIOS

PARA HOY

UN MENSAJE A LA CONCIENCIA®

AUDIO-EPISODIOS

Ian McCormack , un joven neozelandés, vivió una terrible experiencia cuando en una salida submarina por las paradisíacas aguas de las Islas Mauricio, tuvo un encuentro con una especie venenosa y mortal.

PELÍCULAS

Marea

“Él vino a salvar lo que estaba perdido”.

Simplebulldog Studios nos presenta este cortometraje que, en pocos minutos, invita a una reflexión acerca del valor que una vida humana representa para Dios.

 

SINOPSIS:

Un padre y su hijo se reúnen para pasar un agradable rato pescando en la playa. Pero la tranquilidad de ambos es interrumpida cuando a lo lejos contemplan algo terrible que está sucediendo en las aguas.

ENLACES

ACERCA DE CANAL31DIAS

Canal31días ha sido desarrollado con Sparkle

Este sitio web utiliza cookies. Consulta nuestra política de privacidad para obtener más información.